Derecho Penal y Buen Gobierno Corporativo

Sin duda un pionero en en este tema en la literatura de habla hispana es el Prof. Carlos Gomez-Jara.  En el Perú ningún penalista se ha pronunciado al respecto. Sin perjuicio de ello quien más se ha acercado es el Dr. García Cavero incansable promotor del derecho penal económico en el Perú.

El Buen Gobierno Corporativo es a grosso modo la existencia de una cultura- de claros tintes éticos como ha dicho Foffani-en la empresa en la que todos  se beneficien. Ganan los accionistas, estén o no verdaderamente interesados en la vida a largo plazo de la persona jurídica y ganan los socios. Existe una perfecta delimitación de competencias que logra que la empresa sea eficiente desde una perspectiva verdaderamente global. En este sentido se incluye y toma en cuenta a todos los miembros para que funcionen como un engranaje perfecto.

Este concepto se reflejaría en la estructura de la empresa, con como se ha mencionado competencias delimitados lo que a su vez es ni más ni menos lo que se conoce como responsabilidad penal preventiva.  El concepto tiene lógicamente un paralelo en el diseño del estatuto. Es más que usual observar estatutos en la realidad en donde el gerente tiene facultades para absolutamente todo, ello implica que posteriormente será absolutamente imposible determinar que es un acto ultravires y que no lo es. Por supuesto que el derecho penal no esta subordinado a ningún estatuto y estos tienen sentido en cuanto sean racionales.

Además el Buen Gobierno Corporativo, se torna en una – ciertamente no infranqueable en términos vonliztianos- barrera para los testaferros y administradores de hecho. Mientras más alejada se encuentra una sociedad del concepto de BGC, será más difícil la individualización de la repsonsabilidad.

Tenemos allí el gran ejemplo de las persona jurídica – omito decir empresa- Enron, que permitio que se de un gigante caso de fraude contable.  Usualmente se dice que el término “empresa” no es un término jurídico, y que más bien son las personas quienes han mercantilizado el término. Ello en el ordenamiento jurídico peruano no tiene sustento. Volviendo a los “big scandals”, en Italia se tuvo el caso Parmalat, en España el caso BSCH, en Alemania el Caso Mannesman. En el Perú se tiene el caso de AeroPerú en donde el Ministerio Público denunció entre otros por la presunta comisión de la fattispecie, más bien los diversos supuestos contenidos en el Art. 198 del Código Penal Peruano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s